Archivo de la etiqueta: Biblioteca Nacional

La Biblioteca Nacional cumple 300 años

En 1712, la institución se encontraba en el Pasadizo de la Encarnación, entre el Alcázar y el Monasterio del mismo nombre en Madrid. Felipe V quería que sus súbditos pudieran consultar los libros que los Borbones trajeron de Francia y los ejemplares incautados de las bibliotecas de los nobles que apoyaron a Carlos de Austria.

Hasta 1836, no podían acceder las mujeres, que sólo podían visitar la biblioteca los domingos para no distraer el trabajo de los eruditos. Los hombres, en cambio, tenían que respetar unas normas en el vestuario para poder acceder. Fue en 1896, cuando la Biblioteca se instaló en su actual ubicación. Trasladar los ejemplares no fue tarea fácil, porque llegó a plantearse la posibilidad de que los soldados hicieran una cadena humana para transportar los ejemplares uno a uno y sin dañarlos. Era una tarea monumental, casi imposible y se optó por unas carretas.

Hoy, en la Biblioteca Nacional se acumulan dos ejemplares de cada libro, CD o DVD que se edita en España. Así se explica que sus depósitos ocupen doce plantas, donde se pueden encontrar ejemplares del siglo XV o las últimas novedades editoriales. Cada mañana se mide la humedad y la temperatura para que los libros se conserven en perfecto estado.

La tecnología ha ido penetrando en la Biblioteca, pero hay detalles que no cambian: los puestos de lectura o la madera del suelo. Hay pocas concesiones a novedades decorativas y los mejores ejemplos se pueden encontrar en las paredes o en el suelo. La Biblioteca Nacional regala a cada Premio Cervantes la posibilidad de ser retratado, pero el cuadro se queda en sus salas. El último en llegar, el de Ana María Matute, Premio Cervantes 2010. En el suelo, la moqueta que impide que los tacones de las lectoras incomoden a los quienes intentan avanzar en sus investigaciones.

En los pasillos de la Biblioteca, historiadores o hispanistas que han hecho de la rutina en las salas de lectura casi una forma de vida. Un ejemplo, es el del británico J. Snow que ha dedicado su vida a estudiar la literatura medieval española. Ya no tiene que venir a la Biblioteca Nacional en sus vacaciones, porque la jubilación le ha permitido instalarse en Madrid y poder estudiar aquí a diario. (http://www.cadenaser.com)

 Pulsa aquí para saber más

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría