Archivo mensual: noviembre 2016

Premio Cervantes 2016

eduardo-mendoza-copy-elena-blanco

Foto: Elena Blanco de http://mallorcaconfidencial.com 

Eduardo Mendoza (Barcelona, 1943) es el ganador del Premio Cervantes 2016, el máximo galardón de las letras españolas. El escritor culmina así una impecable trayectoria repleta de éxito y otros premios y reconocimientos, como el Planeta en 2010 o el Kafka en 2015. El Nobel de las letras en castellano, dotado con 125.000 euros, ha seguido, un año más, la tradición no escrita de alternar entre un escritor español y uno latinoamericano. En 2015 recayó en el escritor mexicano Fernando del Paso. El Cervantes, creado en 1975 por el Ministerio de Cultura, reconoce la trayectoria de un escritor que con el conjunto de su obra haya contribuido a enriquecer el legado literario hispano.

Entre su producción están las andanzas de un extrarrestre que aterriza en Barcelona,  la conocida novela Sin noticias de Gurb. Otras obras reconocidas  son  La verdad sobre el caso Savolta (de 1975 y considerada la primera novela de la Transición), La ciudad de los prodigios (una novela que muestra la evolución social y urbana de Barcelona entre las dos exposiciones universales de 1988 y 1929) o la serie de humor sobre su famoso detective sin nombre ingresado en un manicomio (El misterio de la cripta embrujada, La aventura del tocador de señoras o El secreto de la modelo extraviada), entre otras.

El mundo

Actualidad literatura

El País

ABC

La vanguardia

RTVE

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Nuevas batallas de la espada del Cid

Tizona, la legendaria espada que blandiera en sus correrías por tierras castellanas y feudos agarenos Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid Campeador (1048-1099), parece haber despertado estos días de su sueño de nueve siglos. Lo ha hecho desatando pasiones, mientras recorre un nuevo tramo de un intrincado trayecto testamentario de una década, que parecía no concluir nunca y que ahora, presumiblemente, llega a su fase final. Todo ello cuando persisten, aún, dudas sobre si el arma perteneció o no al caballero castellano. Algunos medievalistas señalan que se trata de un tipo de espada, no de una pieza singular, como lo fuera la célebre Colada del noble de Vivar.

Más de mil años después de dejar de servir a Rodrigo Díaz de Vivar, considerado su primer dueño, la Tizona, la histórica espada del Cid Campeador, ha sido protagonista de un largo pleito judicial al que ahora ha puesto fin el Tribunal Supremo. La sala de lo Civil ha determinado que José Ramón Suárez-Otero Velluti, XVI marqués de Falces, era el titular por herencia de la espada y podía disponer íntegramente de ella, como hizo al venderla en 2008 por 1,5 millones de euros. Los compradores, un grupo de empresarios burgaleses, la donaron luego a la Junta de Castilla y León.  1479905373_907155_1479906719_noticia_normal_recorte1http://cultura.elpais.com/cultura/2016/11/23/actualidad/1479905373_907155.html

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/10/13/madrid/1413226860_163141.html?rel=mas

Deja un comentario

Archivado bajo 1.º de Bachillerato

Simples oraciones

Vamos a ver cuáles son las funciones sintácticas que pueden aparecer en una oración.

Todos sabemos que en una oración tiene que existir obligatoriamente un VERBO en forma personal, que va a ser el NÚCLEO de esa oración.

También sabemos que toda oración consta de dos partes a una la llamamos SUJETO y a la otra PREDICADO. El VERBO estará en el PREDICADO.

(Pulsa para ver este docomento como word: nociones-de-sintaxis )

El  SUJETO va a ser un sintagma nominal (nombre o sustantivo, pronombre, infinitivo o elemento sustantivado) que concuerde con el VERBO en número y persona (recuerda que en español el verbo no tiene género). Para saber cuál es el sujeto de una oración cambiamos el verbo de número (si está en singular, a plural y viceversa) o de persona (de 3.ª a 2ª,…), y aquello que cambia, eso es el SUJETO (Si no cambia nada es posible que el sujeto esté elidido u omitido).

Ej: El detenido  carecía  de escrúpulos.

El verbo (carecía) está en singular. Si lo ponemos en plural (carecían), no podríamos decir *el detenido carecían de escrúpulos, sino que tenemos que cambiar un sintagma obligatoriamente: LOS DETENIDOS carecían de escrúpulos.

Lo que ha cambiado (el detenido, los detenidos) es el sujeto

Otro ejemplo:

En clase se dicen muchas tonterías.  El verbo es se dicen. Este verbo está en plural; si lo ponemos en singular (se dice), necesitamos cambiar algo (no se puede decir  *En clase se dice muchas tonterías). Al cambiar el verbo de plural a singular debemos decir En clase se dice alguna tontería.  El SUJETO será lo que ha cambiado (alguna tontería)

El sujeto NO lleva ninguna preposición. Tampoco los pronombres me, te, se, nos, os,… pueden ser nunca sujeto. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo 1.º de Bachillerato