Quinto aniversario de Santa Teresa

v-centenario-del-nacimiento-de-santa-teresaEl 28 de marzo de 1515 nacía en Ávila Teresa Cepeda y Ahumada en el seno de una familia de ascendencia judía por línea paterna. Teresa vivió en su propia carne el problema de la limpieza de sangre (una constante preocupación entre los españoles del siglo XVI).

Santa Teresa nos ofrece su autobiografía  en el Libro de la vida. Sus aficiones a los libros de caballerías en su adolescencia y su deseo de convertirse en mártir denotan el afan por lo heroico, nota que parece haber heredado del ambiente familiar. Su heroicidad se orientará por el camino espiritual de la reforma.

Los escritos de santa Teresa suelen agruparse en dos grandes secciones: escritos autobiográficos y obras ascético-místicas , aunque mezcla en casi todas sus obras los dos aspectos.

Obras autobiográficas son: El libro de la vida (descripción del crecimiento humano y espiritual  de la Santa, con abundantes disgresiones didácticas sobre el ascenso místico); el Libro de las fundaciones. También utilizó habitualmente el género epistolar, un corpus importante  para descubrir la personalidad de la autora  como para penetrar en la España del siglo XVI.

Obras ascético-misticas: Camino de perfección; Las Moradas o Castillo interior; Meditaciones sobre los cantares (sobre el Cantar de los cantares).images

También se conserva una treintena de poesías que se insertan dentro de una tradición popular ascética.

Aquí puedes conocer su obra completa;  su biografía

Pulsa aquí para saber más  de Santa Teresa en la página del V Centenario del nacimiento de la Santa

Un fragmento de su obra poética:

Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
que muero porque no muero.

Esta divina prisión,
del amor en que yo vivo,
ha hecho a Dios mi cautivo,
y libre mi corazón;
y causa en mí tal pasión
ver a Dios mi prisionero,
que muero porque no muero.

¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros,
esta cárcel, estos hierros
en que el alma está metida!
Solo esperar la salida
me causa dolor tan fiero,
que muero porque no muero.

¡Ay, qué vida tan amarga
do no se goza el Señor!
Porque si es dulce el amor,
no lo es la esperanza larga:

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 1.º de Bachillerato, Alumnos de 3º, Alumnos de 4º

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s